Seguidores

lunes, 11 de mayo de 2009

ESTE ES EL MES DE LAS MADRES:

Nosotros en República Dominicana celebramos este día el último domingo de mayo.

A propósito de esto quiero contar la historia de Carolina.

Carolina era una niñita que hoy debe tener unos 23 años, alguien que nació sin nada, pero Dios no quiso que fuera así, y le envió un angelito que velaría por ella.

A los 3 meses de vida esta niñita fue abandonada en un basurero, y encontrada casi muerta, fue llevada a un hogar de monjas donde las monjitas cuidaban de ella, sin mucha esperanza de vida.

Por otro la un amigo nuestro Francés que no tenia hijos sentía el deseo de adoptar un niño, yo no sabia mucho que aconsejarle, la verdad era que no conocía mucho sobre el procedimiento para la adopción.
Recordé que una vez fui a la maternidad a ver una hermana de una amiga mía que había tenido un bebe. Mi amiga y yo fuimos a la sala donde tenían los bebes y nos
Quedamos mirando un hermoso bebe, una enfermera nos dijo que su mama lo había abandonado, no lo podía creer, ¡un bebe tan hermoso! -Yo me lo llevo le dije a la enfermera… Esta respondió: -pero no es así, hay todo un proceso a cumplir hay que estar casado etc. Un sin número de cosas, yo con 18 años claro esta no estaba casada.

Bueno en fin, el francés encontró la forma, y lo comunicaron con el hogar donde había sido llevada Carolina; la monjita le dijo: Por ahora solo tenemos una niñita, pero esta muy enferma si usted esta de acuerdo, podemos iniciar el proceso, el miro la niña y le dio tanta pena y acepto, inmediatamente busco un pediatra y lo llevo al hogar de las monjas, el medico le dijo que si lograba pasar la noche la niña se salvaría. La hermana le daba a la niña leche de soya con una pequeña cuchara, porque esta no tenia fuerzas ni para comer, estaba completamente desnutrida.

El francés era un ingeniero en metalurgia y profesor de minería en la Sorbona de Paris. Casado con una Americana.

Carolina sobrevivió, el proceso fue agilizado a al cabo de 3 meses, volaba a Paris en compañía de su nuevo padre.

Siempre me quede pensando que seria de esta Dominicanita que fue tan lejos y sin nadie que se preocupara de cómo estaba.
Pero gracias a Dios todo estaba bien, cada vez que tenia oportunidad de ir a París iba a visitarla, las monjitas también iban, la niña ya se había recuperado bastante y estaba muy linda, aquella niña que había nacido sin nada, contaba ahora con tres pasaportes de diferentes países y una familia que la adoraba. Mi esposo y yo nos hicimos tan amigos de aquella familia que este señor es el padrino de mi primera hija.

A veces pasábamos vacaciones juntos, las niñas eran casi de la misma edad. Un día nos llamo para decirnos que Carolina tenía fuertes fiebres y que convulsionaba, fue llevada con los mejores especialistas de París, para entonces Carolina había cumplido ya los dos años. Todo fue inútil la niña sufrio daños irreparables en el cerebro y quedo minusválida los doctores dijeron que esto fue debido a la mala nutrición de los primeros meses. En medio de su desgracia Carolina tubo suerte porque por lo menos encontró personas que la aman como si fuera partes de ellos y mas que su propia madre. Aunque nadie puede afirmar que haya sido su madre quien la abandono, si por ejemplo su madre murió de parto o algo por el estilo. Eso nunca lo sabremos. Recuerdo que las monjitas dijeron un día que debe ser muy grande el motivo que lleve a una madre a cometer un acto semejante. Que no podemos juzgar porque nadie sabe.

3 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola...

Son las cosas inexplicables de la vida: Sufrir el abandono, encontrar una amorosa familia y terminar así; pero gracias a Dios cuenta con el amor de sus padres.

Hermosa historia de amor, que aunque triste, es un ejemplo de vida.

Un abrazo.

PARISINA01 dijo...

Los misterios de la vida.
Gracias por pasar por aqui.
Un saludo amigo.

Don Alejo Corazón dijo...

Es un honor comunicarle que hemos elegido su blog para otorgarle “El Premio Dardos 2.008″.

Saludos.