Seguidores

lunes, 10 de agosto de 2009

¿Que creen de esta historia?


Hoy ha sido un día bastante fastidioso para mí, desde que se habla de buscar documentos personales, en oficinas publicas, es como comenzar un laberinto sin fin.
Esta mañana me dirigí a la Junta Central Electoral para buscar una acta de nacimiento para poder luego sacar la cédula y como siempre tuve que hacer el eterno sube y baja, y el muy querido, no es aquí, vaya allí, aquí tampoco es, vaya alla, siga por ahí, tampoco es aquí. Y cuando por fin llegas al lugar donde es; una señora te toma los datos y dice:
Que regresa en una hora y media. Espero una hora y media haciendo cuento con un amable abuelo que esta también esperando. Al cabo de la hora y media viene la señora, me envía a buscar el acta a otro lugar, donde me entregan una copia, me piden revisarla para comprobar que todos los datos eran correctos, ¿y que creen? Pues no, no era correcta, escribieron mal el nombre de mi madre, así que le dije que había un error, me enviaron a otra oficina donde debí esperar 14 turnos, cuando por fin llego, le explica la persona que me atiende que el nombre de mi madre no es correcto, lo busca en la computadora y me dice: “con ese nombre es que aparece” y le respondo, pero ese no es su nombre, mire si quiere compruebe usted que aquí tengo una fotocopia vieja de mi acta de nacimiento... Entonces me responde algo que me dejo fría al ver tanta estupidez, me dice: “mire señora yo no se, en esa fecha yo ni había nacido”, ¿Cómo quiere usted que yo sepa lo que paso?, delante de tanta incompetencia, no le respondí, me levante y me fui, porque sabia que no iba a resorver nada con aquel incapaz.

Para cuando salí ya era la una de la tarde, estaba muy nublado y comenzaba a llover, trate de olvidar que había perdido toda la mañana sin haber resuelto mi problema.
Decidí coger por la 30 de mayo, después de rodar un poco note que ya no llovía. Seguía pensando en lo que me sucedió, cuando de repente escucho una sirena que viene sonando detrás de mi veo por el retrovisor y veo dos jeepetas negras que se acercaban a gran velocidad, (algún funcionario, pensé) trate de echarme a un lado para dejarlos pasar. Pero ¿Cuál no fue mi sorpresa? Uno de los vehículos se me adelanto y el otro quedo detrás de mí, me pidieron orillarme, ¿pero que pasa me pregunte? En seguida como 10 agentes, todos vestidos de negro bajaron de las jeepetas , todos apuntándome con armas largas.
¡baje del vehículo señora y muéstrenos sus documentos!
No sabia que pensar, me dije a mi misma: no me he volado ningún semáforo en rojo, también traía cinturón, también se que no son agentes de trancito. Pero no sabia que pensar.
Les entregue los documentos, y comentaron entre ellos, no se que, yo estaba muy asustada, solo pensaba no quiero ir a la cárcel. Todos sabemos que aquí primero te encarcelan y después investigan.

Después de unos minutos que me parecieron años el agente que tenia mi documento se me acerco y me pregunto, ¿Cuándo fue la última vez que le dijo su hombre que lo ama? ¿Qué? -Pregunte…

Pues si queridos amigos, ya han adivinado, el segundo párrafo de esta historia es pura ficción. ¿Qué querían que los siguiera aburriendo, con mi pésimo día. Ja ja ja ¡cayeron¡
¡Me encanta inventar historias!

7 comentarios:

Magdelyn dijo...

Ya sabia que venia con un cuento... Conchole, tan emocionante que estaba...

Timoteo Estevez dijo...

oooh leo pero que jajajaa. no ombe. de un momento pense wow wow pero leo es hija de un presidente, que esos hombres de negro se pararon, o es narco traficante. wow que susto pero ya se me paso cuando dijiste que te gusta inventar historias... ya estaba asustado... pero taba buena esa... jajaja no leo jaja que invento por poco me preocupaba. ooh.

Juanml dijo...

Precisamente hace un momento le habia enviado un email a un amigo donde le decia la importancia de buscar la parte comica o alegre a todas las situaciones, sean buenas o malas. Es lamentable que alla todavia no cambien en cuanto al pesimo "servicio al cliente" que brindan muchas oficinas publicas (y de paso privadas tambien). Lamentablemente es algo que no esta en nuestras manos cambiar, muchas circunstancias inciden para que seamos asi. Lo importante es hacer lo que hiciste: "al mal tiempo, buena cara"

Raquel YG-I dijo...

La verdad, amiga, a mí me da que lo de la burocracia tiene su misma forma de actuar en todo el mundo, cualquiera que sea el país en el que uno viva, de verdad pero, lo que no tiene igual es la frescura y simpatía con la que has narrado esta historia, además del suspense, jeje. Un beso, amiga y, me alegro de verte!

PARISINA01 dijo...

Ja ja ja, gracias a todos por pasar por aquí. Magdelyn ya me conoces amiga, sabes cuanto me gusta inventar historias. Ay Timo lo siento mi intención no era asustarte.
Juan como tu dices todos estos contratiempos es mejor cogerlo con buena cara.

Raquel gracias amiga por volver por aquí, siempre es un placer.

ROCIO dijo...

Jajajaja es estupendo ver tu buen humor, eso que nunca falte.

Un abrazo.

Rocío

Eliu Gómez Vélez dijo...

me mantuviste en zozobra.....cualkiera te pika.


Nah chica aki dandote tu vuelton y haciendometu seguidor asi estamos mas en contacto. Disculpa mi tardia aparicion por aca, me metere a ller todo tu contenido eres nice.

Un saludote,